¿Una imagen vale más que mil palabras?

Nuestro cerebro se siente cómodo con las imágenes

Una marca está dirigida por personas y se dirige a personas. Es fundamental por tanto entender cómo procesamos la información y tomamos decisiones en base a ella. La marca se construye a partir de información, procesada principalmente de forma visual, oral o escrita. En este sentido, conocer cómo funciona el cerebro y sus extraordinarias capacidades de procesamiento visual pueden marcar un salto cualitativo en nuestra estrategia de creación de marca y su comunicación efectiva.

Según recientes estudios realizados por la Doctora Mary Potter y su equipo técnico de la Universidad de Cambridge publicados en la revista científica Attention, Perception, and Psychophysics, el cerebro procesa la información visual 13 milisegundos antes que, por ejemplo, una palabra. Somos seres visuales, con un extraordinario poder de procesamiento visual nacido como consecuencia de las necesidades de supervivencia de nuestra especie a lo largo de la evolución, al tener que analizar constantemente su entorno, evaluando posibles amenazas. A grandes rasgos, el ojo permite la entrada de información visual al cerebro, que la procesa rápidamente en base a objetos y situaciones ya conocidos, que han dado lugar a  conceptos visuales, con los que se comparan.

La importancia del diseño en la comunicación visual

Si de forma natural nuestro cerebro descodifica en tan pocos milisegundos nuestro entorno, entonces no es descabellado pensar que las marcas deban utilizar estos códigos visuales en un mercado en el que la competencia es muy potente, hay sobresaturación de información y solo se cuenta con un tiempo ínfimo para dejar huella y por tanto futuro interés sobre nuestro producto. Es esta razón la que hace que el diseño sea una herramienta esencial para cualquier marca. El diseño es la clave de la comunicación visual, para lograr que el mensaje que queremos transmitir llegue “intacto”, tal y como queremos que llegue al receptor, eludiendo así el riesgo de libre interpretación de nuestro mensaje.

El diseño no se reduce a lo meramente estético sino que forma parte de una propuesta estratégica. La información visual, creada a partir de un diseño estratégico, es una herramienta fundamental en el mundo de hoy:

          • Logra que el mensaje llegue mucho antes de haberlo explicado.
          • Adquiere autonomía para ser digerido a un potencial cliente antes que otras marcas que no le han dado la importancia que tienen.

Sin embargo, se observa con frecuencia cómo ciertas marcas, algunas con un muy buen producto, no dan importancia al diseño, restando valor y potencial de mercado al primero. La consecuencia es, simplemente, devastadora: si no llegas a tu receptor, no existes. Por tanto, hagamos caso a nuestro cerebro, ¡no vayamos en contra de la naturaleza! hablémosle directamente y con un mensaje claro en el idioma que mejor entiende: lo visual.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *